Cuestiónate lo que te dices y lo que te dicen

By Yolanda Mármol Category: Desarrollo Personal, psicología, Sin categoría Comments: 14 comments Tags:

Impactos: 108

 

Muchas veces nos encontramos confundidos y enredados por emociones y sentimientos contrapuestos, y es que, desde que somos pequeñitos hemos recibido mil y un mensajes de nuestro entorno –muchas veces contradictorios- que se han ido almacenando en nuestro disco duro, llamado subconsciente.

Todos esos mensajes recibidos los hemos ido guardando y no los hemos cuestionado porque venían de personas que creíamos nuestros referentes, o que creíamos que era la verdad. Cuando creemos que algo es verdad, actuamos en base a ello. Y muchas veces, no nos paramos a cuestionarlo, a no ser que, algún suceso doloroso, o situaciones repetidas en nuestra vida nos hagan recapacitar y reflexionar sobre lo que nos está pasando.

Cuando vivimos una situación injusta o dolorosa para nosotros, tendemos a generalizar o a irnos a los extremos de blanco o negro. Por ejemplo, para que me entiendas; imagina un chico que ha sufrido una traición de un gran amigo; esta persona puede llegar a pensar que la amistad es una farsa, que todos los amigos son unos interesados, y en ese “todos” estaría la generalización, por citar un ejemplo entre muchos.

Y si queremos vivir en la verdad y dejar de sufrir por situaciones que vemos que se repiten una y otra vez, tal vez, tengamos que cuestionarnos nuestras creencias. Ya lo decía René Descartes que “Para alcanzar la verdad, es necesario, una vez en la vida, desprenderse de todas las ideas recibidas, y reconstruir de nuevo y desde los cimientos todo nuestro sistema de conocimientos”. Clic para tuitear

Y, como para encontrar respuestas tenemos que formularnos las preguntas adecuadas, a continuación os voy a dejar cuatro preguntas para cuestionarnos nuestras creencias, que en la mayoría son creencias erróneas y nos causan mucho sufrimiento innecesario. ¡Vamos allá!

 

 

Voy a poner en práctica este ejercicio con una situación real mía que expongo en El viaje del que nadie te habló: Tu Ser, pero a modo abreviado para no alargar demasiado el post.

De adolescente, me hicieron un test orientativo para aconsejarnos a los alumnos si estudiar Formación Profesional o Carrera Universitaria. Según el resultado del test –que repito, era orientativo, no determinante- me comunicó la psicóloga en su día que mejor estudiara Formación Profesional, vamos que siendo tan jovencita piensas que no vales para nada.

Para abreviar decir, que hasta no hace mucho no me cuestioné su consejo, hasta que llegué a la conclusión siguiendo a las preguntas expuestas anteriormente, que no era una prueba 100% determinante, y que esa creencia no me servía para mejorar, y que si otros en mi situación habían podido ¡yo también!

El fin de la historia es que ahora estoy llegando a la recta final del Grado de Educación Social, algo que me hicieron creer que no iba a poder.

Espero que te hagas las preguntas citadas anteriormente si sospechas que tienes alguna creencia errónea que puede ser cuestionada, y así conseguir superar esos sufrimientos o situaciones dolorosas que muchas veces son innecesarias y, nos impiden sentirnos bien con nosotros mismos.

¿Te animas a cuestionarte tus creencias?

¿Te atreves a cuestionarte lo que te dices y te dicen?

 

¡Un abrazo gigante!

En papel dedicado

En papel sin dedicar en El Corte Inglés, FNAC, Casa del Libro y Amazon

En ebook kindle Amazon

Comment List

  • Mayte López 08 / 02 / 2021 Reply

    Gran post. Cuánta razón tenía Descartes. Lo explicas muy bien. Y las preguntas nos las deberíamos plantear todos, porque ayudan. Enhorabuena por tu libro, forma parte de mi biblioteca. Saludos!😊

    • Yolanda Mármol 08 / 02 / 2021 Reply

      Si, son preguntas que ayudan mucho. Muchísimas gracias por todo.

      Un abrazo gigante!

  • Estefanía Mbá 08 / 02 / 2021 Reply

    Cuanto más maduro, más me doy cuenta de lo esencial que es tener criterio propio. Siempre viene bien. La de dolores de cabeza que se ahorra!

    Buen post Yolanda, saludos 🙂

    • Yolanda Mármol 08 / 02 / 2021 Reply

      Totalmente! Forma parte de la maduración del ser humano el cuestionarse. Y como bien dices, los dolores de cabeza que se evitan.

      Gracias por comentar.

      Un abrazo gigante!

  • Sisi 14 / 02 / 2021 Reply

    Considero que siempre es bueno cuestionar lo que creemos de esa forma no caemos en el error de ser crédulos. Para ello es necesario analizar los hechos, documentarse y sobre todo tratar de ser lo más sinceros y realistas posibles aunque la verdad duela o no guste a nuestro parecer. Claro no hay que irse a los extremos porque cuestionar todo también es malo. Pero no hay nada mejor como tener claro porqué uno cree algo y poder explicar con base sustentable porque. Saluditos…

    • Yolanda Mármol 14 / 02 / 2021 Reply

      Así es, todos los extremos son malos.

      Gracias por comentar.

      Un abrazo gigante!

  • Carmen Rodriguez 15 / 02 / 2021 Reply

    Hacerse preguntas y no conformarnos con lo aprendido nos abre las puertas al crecimiento. Cada uno es libre de tomar sus propias elecciones y experimentar lo que decida creer.

    • Yolanda Mármol 15 / 02 / 2021 Reply

      Totalmente de acuerdo, Carmen.

      Gracias por comentar.

      Un abrazo gigante!

  • Mi meta, tu salud. Carolina 15 / 02 / 2021 Reply

    ¡Hola!
    La verdad es que quizás por el hecho de que me lo he cuestionado todo en esta vida (o casi todo), antes de hacer un juicio sobre algo le he dado una y mil vueltas. (Quizás sea porque mi mente es puramente científica e intento visualizar todos los ángulos posibles de las cosas y no quedarme con lo primero que veo o me quieren hacer ver).
    Obvio que tampoco es cuestión de obsesionarse con ello, pero deberíamos todos intentar tener más inquietudes y no limitarnos a ser un borrego más del rebaño.
    Besotes

    • Yolanda Mármol 16 / 02 / 2021 Reply

      Haces muy bien de no hacer juicio sobre algo, pero en este post me refería tambien a las creencias erróneas que tenemos sobre nosotros mismos también.

      Me ha gustado tu frase final: “no limitarnos a ser un borrego más del rebaño”

      Besotes para ti también, Carolina.

  • Tinta en las olas 16 / 02 / 2021 Reply

    Hola, pues yo he vivido una situación similar a la tuya, con una persona muy cercana a la que literalmente le dijeron que nunca llegaría a nada, hoy en día es un estudiante modelo, con unas notas sobresalientes, una persona empática, cariñosa y responsable. Todos nos tendríamos que hacer esas preguntas pero algunos las tendrían que memorizar y aplicárselas. Un gran reflexión. Besos.

    • Yolanda Mármol 16 / 02 / 2021 Reply

      Me alegro un montón por dicha persona. El daño que pueden llegar a hacer las palabras, ¿verdad?

      En realidad, todos nos tendríamos que hacer, memorizar y aplicárnoslas, porque a todos se nos pasa por alto muchas veces.

      Gracias por tus palabras.

      Besos para ti también.

  • Paula Alittlepieceofme 17 / 02 / 2021 Reply

    Como estés obcecado con algo, seguro que ves pruebas donde no las hay para que no te muevan de tu afirmación. Tienes razón, hasta que no nos pasa algo muy chocante muchas veces damos por bueno todo lo que hemos aprendido,bss!

    • Yolanda Mármol 17 / 02 / 2021 Reply

      Toda la razón en lo que dices.

      Gracias por comentar y un abrazo gigante!

Deja una respuesta