Empieza tu Cambio Personal con la Inteligencia Emocional

By Yolanda Mármol Category: Sin categoría Comments: 4 comments Tags:

Impactos: 54

 

En el post de hoy vamos a hablar sobre las emociones, pero antes de dar paso al tema en cuestión sobre cómo controlar las emociones, es de vital importancia hacer un breve inciso sobre qué es una emoción y qué tipos de emociones hay.

“Una emoción es energía en movimiento con una gran información sobre cómo nos sentimos en ese instante o momento” Clic para tuitear

Dicha energía en forma de emoción, produce reacciones psicofisiológicas, es decir, reacciones a nivel psicológico pero también a nivel fisiológico.

Dicho esto, ahora sí, vamos a adentrarnos en los tipos de emociones que hay.

Emociones básicas o primarias que serían 6 siguientes: la alegría, el miedo, la rabia, la tristeza, la culpa y la vergüenza.

Emociones secundarias positivas tales como la satisfacción, la gratitud y las emociones secundarias negativas tales como el odio, la tristeza, etc.

Cabe destacar, que uno de los errores en lo que solemos caer a menudo es que nos solemos identificar con las emociones. Por ejemplo, cuando sentimos tristeza, no quiere decir que nos convierta en un ser triste, o dicho de otro modo, no somos lo que sentimos. Que nos sintamos tristes en un determinado momento no quiere decir que seamos personas tristes.

Todas las emociones inciden en nuestro bienestar general. Todas ellas producirán cambios en primera instancia a nivel fisiológico, es decir, todos hemos experimentado alguna vez la emoción del miedo en las que nuestro cuerpo puede experimentar sudor, taquicardia, rigidez, mareo, etc.

Dicho esto, quiero que te detengas un momento y que identifiques qué emoción básica estás experimentando en este preciso momento. Si crees que no estás experimentando ninguna emoción o no eres consciente, te sugiero que pienses en algún hecho o vivencia puntual que hayas vivido recientemente para que puedas identificar la emoción en cuestión. Fíjate también si estas tens@ y tu postura corporal.

 

CÓMO CONTROLAR LAS EMOCIONES CON LA INTELIGENCIA EMOCIONAL

 

Estilos educativos: Pasivo, agresivo y asertivo. Como habrás adivinado posiblemente, el estilo educativo sano y adecuado es el asertivo.

El estilo educativo pasivo es aquel estilo en el que la persona reprime sus emociones. Los rasgos de la persona con el estilo educativo pasivo son aquellas personas a las que le cuesta poner límites y a decir no.

El estilo educativo agresivo, él/ella es el protagonista y actúa de una forma egoísta, carente de empatía. Suelen ser personas que están en continuo conflicto y los crea allá donde va.

En el estilo educativo asertivo, las personas suelen aceptar las emociones. La persona asertiva actúa en igualdad de condiciones, es decir, la otra persona y nosotros estamos en igualdad de condiciones. Igualmente, sabe defender sus derechos de forma adecuada, de una forma serena y equilibrada. Sabe poner límites y sabe decir no cuando lo cree conveniente.

Ahora, te quiero sugerir que cojas una hoja de papel, dividas la hoja en dos columnas y pones en una columna fortalezas, y en la segunda columna debilidades. Quiero que rellenes las dos columnas con 10 frases, es decir, 10 fortalezas, y 10 debilidades. Si crees que tienes problemas al empezar a escribir tus fortalezas, te invito a que trates de recordar las cosas positivas que alguien te dijo alguna vez. Luego, crea un plan para ir eliminando tus debilidades, por ejemplo: si has escrito que eres una persona poco social, podrías establecer la meta de ser más atento con los demás de ahora en adelante, aprender a escuchar y a entenderlos.

Te sugiero que todo cambio lleva tiempo y trabajo, es decir, no existe ningún cambio de la noche a la mañana, requiere constancia y disciplina.

Cabe señalar que, para cambiar, primero tenemos que hacernos conscientes de nuestros errores o equivocaciones. No establezcas expectativas poco realistas. ¡Tómate tu tiempo!

Durante el camino hacia nuestro cambio personal, podemos culpar a los demás de nuestros “fracasos”. Por ejemplo, cuando una chica dice que su novio no le respeta, ¿no podría darse el caso de que ella no se hace respetar?

Culpar a los demás es un mecanismo de defensa de nuestro subconsciente para evitar lastimarnos ya que, es más fácil, culpar a los demás, en vez de aceptar que, estamos fallando nosotros en algo.

Si has leído por casualidad la Biblia, sabrás que Eva culpó a la serpiente por haber comido el fruto prohibido; luego Adán culpó a Eva, pero ninguno admitió que falló.

Para cambiar, debemos primero hacernos conscientes de nuestros errores y limitaciones. El resto es aplicar nuestra fuerza de voluntad y trabajo duro para ser una nueva versión de nosotros mismos.

 

Nos leemos en el próximo post.

¡Un abrazo gigante!

Comment List

  • Maty Marín 03 / 08 / 2021 Reply

    Uy, Yolanda! Qué temas para la vida! Difícil para mí, demasiadas emociones. Pero contigo aprenderé mucho. Gracias!

    • Yolanda Mármol 03 / 08 / 2021 Reply

      Si, es difícil y sobre todo como bien dices, cuando hay demasiadas emociones. Pasito a pasito.

      Muchas gracias por pasarte por aquí y comentar.
      Un abrazo gigante!

  • Tobiazzzzz 03 / 08 / 2021 Reply

    Excelente…

    • Yolanda Mármol 10 / 09 / 2021 Reply

      Muchas gracias. Perdona por el retraso, es que he estado todo el mes de agosto desconectada.

Deja una respuesta