No sufrimos por lo que nos pasa, sino lo que pensamos sobre lo que no pasa

By Yolanda Mármol Category: Desarrollo Personal Comments: 16 comments Tags: , , ,

no es lo que nos pasa, sino lo que pensamos sobre lo que nos pasa

 

 

Hoy vamos a hablar sobre: “no sufrimos por lo que nos pasa, sino lo que pensamos sobre lo que nos pasa“; es un tema muy tratado y,  puede haber opiniones diferentes, pero sí está bastante comprobado que la mayoría de las veces sufrimos no por lo que nos pasa, sino por lo que interpretamos.

Para ello voy a ponerte un hipotético ejemplo pero que todos podemos haber conocido e incluso vivido:

“A dos personas con circunstancias de vida similares les despiden del trabajo. Indudablemente es una situación mala, incómoda y desconcertante, pero cada uno de ellos interpretará el mismo suceso de una forma muy diferente.

Llamaremos a estas dos personas, Alex y Luis. Alex no para de repetirse que, es lo peor que puede haberle ocurrido, que jamás va a encontrar ningún trabajo. Luis en cambio -tras el dolor lógico y normal del principio-, empieza a pensar que,  tal vez es una buena ocasión para seguir formándose mientras contacta con gente que puede echarle una mano”

 

 

SUFRIMOS NO POR LO QUE NOS PASA, SINO POR LO QUE INTERPRETAMOS

 

Lo más curioso de estas dos interpretaciones es que, los 2 tienen razón. Me explico; tanto Alex como Luis están en lo correcto, porque actuamos según pensamos, por lo que, la profecía de Alex se verá cumplida porque como cree que no va a encontrar ningún trabajo, tampoco pondrá demasiado ímpetu en buscarlo, y si lo busca no pondrá las ganas, motivación y valías necesarias para encontrar un buen trabajo. Por el otro lado, Luis al confiar en él y,  aprovechar para formarse, indudablemente estará abriendo las puertas a lo que puede ser su futuro trabajo.  ¿Ves la diferencia de lo que quiero decirte cuando se dice que sufrimos no por lo que nos pasa, sino por lo que interpretamos de las situaciones?

 

Lo que cambia en ambas interpretaciones, es el enfoque y la perspectiva, por eso decimos que no es lo que nos pasa, sino lo que pensamos sobre lo que nos pasa. Y  hablando de perspectiva,  cabe decir que, tendemos a ver las cosas desde una perspectiva muy reducida. Hay muchísimas perspectivas para interpretar lo que nos sucede,  y muy diversas formas de pensar respecto a nuestros problemas y preocupaciones.

 

Ya no es lo que nos decimos en un principio ante un problema o preocupación (es lógico y normal pensar mal en un principio),  el problema real es cuando nos repetimos una y mil veces la misma charla mental de forma casi obsesiva como un mantra. Ya lo dice Daniel Goleman, psicólogo reconocido sobre Inteligencia Emocional: “Los pensamientos obsesivos son la leña que alimenta el fuego de la ira Clic para tuitear un fuego que sólo podrá extinguirse contemplando las cosas desde un punto de vista diferente”.

 

El motivo por el cual de que no es lo que nos pasa, sino lo que pensamos sobre lo que nos pasa, como decíamos más arriba, son las interpretaciones que hacemos de los hechos, pero,

 

¿PODEMOS PENSAR DE OTRA MANERA SOBRE LO QUE NOS PASA?

 

Interpretamos los hechos según nuestras creencias y,  éstas se forman en base a nuestras vivencias y experiencias pasadas;  se forman en el entorno social, escolar, profesional y familiar. Muchas de estas creencias formadas son erróneas, pero a la vez nos es muy difícil cambiarlas porque las hemos ido aceptando como válidas y correctas.

El resultado de las experiencias que hemos experimentado y vivido,  las traemos al presente, pero tenemos que hacernos muy conscientes que, no siempre tiene que darse resultados y experiencias similares a las que nos ocurrieron en el pasado.

Para cambiar las creencias, lo primero y más importante es el momento ¡ajá!: estoy pensando de forma errónea, es decir, aceptar que estamos repitiendo pensamientos y patrones similares basados en nuestras creencias erróneas del pasado.

Tras el darnos cuenta,  nos repetiremos las veces que sean necesarias,  frases que rompan completamente la creencia errónea del pasado. ¡No vale hacerlo solamente una vez! Repetirlas las veces necesarias; es una especie de entrenamiento mental y emocional para poder darnos cuenta que sí podemos pensar de otra maneera sobre lo que nos pasa o sucede.

Remitiéndonos al ejemplo del principio sobre Alex y Luis:

¿Qué sentirá Alex al pensar que es lo peor que puede haberle ocurrido y que, jamás podrá encontrar ningún otro trabajo? Pues entre muchas otras emociones, podrá sentir: miedo, desesperanza, preocupación, desesperación, etc.

¿Qué sentirá Luis al pensar que es una buena ocasión para formarse y,  contactar con gente que le pueda ayudar? Igualmente, entre muchas otras emociones,  podrá sentir: esperanza, alivio, confianza, ilusión, etc.

Me gusta mucho esta frase de Steven Covey que, viene a ilustrar lo que estamos hablando: “No soy producto de mis circunstancias, soy producto de mis decisiones” Clic para tuitear

Así que, para terminar te propongo que lleves un registro con estas 3 preguntas que,  te haré a continuación sobre lo que piensas y sientes para hacerte cada vez más consciente de que,  no es lo que nos pasa, sino lo que pensamos sobre lo que nos pasa:

 

 

    1. ¿QUÉ ESTOY  PENSANDO?

    2. ¿QUÉ ESTOY SINTIENDO?

    3. ¿QUÉ NECESITO HACER PARA SENTIRME MEJOR?

 

¡DESCÁRGATE GRATIS EL REGISTRO SEMANAL PARA QUE ANOTES TODOS LOS DÍAS TU RESPUESTA A LAS 3 PEGUNTAS PODEROSAS PARA SENTIRNOS MEJOR!

¡Un abrazo gigante!

P.D: ¡RECUERDA! Estoy preparando un Curso Gratuito: Sé el dueño de tu mente

 

como tener pensamientos positivos

¿Quieres que te avise a tu e-mail cuando esté disponible el curso?

¡Sí! Avísame del Curso Gratis: Sé el Dueño de tu Mente

 


*Si te interesan estos temas que trato en mi blog, creo que te va a gustar mi libro: UN NUEVO AMANECER ES POSIBLE

DEDICADO A TRAVÉS DE PAYPAL, AQUÍ

EN AMAZON AQUÍ

 

Comment List

  • Ana - Alma Viajera 20 / 02 / 2017 Reply

    Estoy totalmente de acuerdo Yolanda. Tenemos el poder de decidir qué pensamos sobre lo que sentimos. O qué sentimos sobre lo que pensamos. Dependiendo de con qué alimentamos nuestra mente, así nos sentiremos. Hay veces que no es sencillo conseguir que sea positivo, pero al menos en mi caso, lo intento.
    ¡Muchas gracias por este recordatorio!

    • yomar38 21 / 02 / 2017 Reply

      Sí, así es. Todo está interrelacionado. Y en nuestra mano está el cambiar las cosas y nuestra manera de verlas.

      Gracias a ti por comentar!

  • Diana Rebollar 20 / 02 / 2017 Reply

    El tema del post es tan interesante como importante.

    Si sufrimos por lo que nos pasa, automáticamente nos convertimos en víctimas, mientras que si nos centramos en el filtro con el que vemos las cosas, nos damos cuenta de que podemos elegir cómo nos sentimos.

    Desde luego que las circunstancias siempre nos van a afectar, las desgracias no nos dejan indiferentes. Pero como bien explicas en el post, siempre hay alternativas y somos libres de elegir qué pensar sobre lo que nos pasa.

    ¡Saludos!

    • yomar38 21 / 02 / 2017 Reply

      Así es, Diana.

      Muchas gracias por tucomentario.

  • Eliana 20 / 02 / 2017 Reply

    Yolanda este es un post para hacernos entrar en consciencia sobre cómo afrontamos la vida de acuerdo a lo que nos pasa, definitivamente si lo de adentro cambia, de inmediato lo de afuera nos ofrece otra imagen, y es que tal como lo muestras en estas dos historias, desde nuestra mente creamos los escenarios que luego serán parte de nuestra vida, y eso es precisamente lo que terminamos atrayendo, si creemos que no conseguiremos trabajo pues justo eso es lo que va a suceder, pero si pensamos que esto nos da la oportunidad de hacer algo diferente y crear nuevos contactos, eso es exactamente lo que vas a conseguir. Y así podemos pasarnos años, abordando un mismo tema desde una misma perspectiva, pero basta que cambiemos el punto de vista, y es allí cuando todo cambia. Saludos.

    • yomar38 21 / 02 / 2017 Reply

      Claro! Cuando cambiamos por dentro lo de fuera cambia, o al menos lo vemos desde otra perspectiva.

      Y todo lo que pensemos y emitamos al Universo, eso traemos de vuelta, aunque a veces nos podemos negar a reconocerlo.

      Gracias por tu comentario!

  • Dorit 21 / 02 / 2017 Reply

    Yolanda, estoy de acuerdo contigo sobre lo importante que es tomar consciencia sobre cómo nos enfrentamos a las situaciones. He vivido la situación de Alex y Luis alguna vez pero después de la sorpresa inicial, siempre he visto rápidamente las oportunidades que se abrían y he pasado a la acción. Todos podemos decidir si queremos ser víctimas o preferimos ver las oportunidades y tomar las riendas de nuestras vidas.

    • yomar38 21 / 02 / 2017 Reply

      Tal cual! Tomar consciencia. Muchas gracias por comentar.

  • Marie 21 / 02 / 2017 Reply

    Hola Yolanda
    Muy interesante y cierto tu artículo.
    Curiosamente el cerebro del ser humano está programado para proteger y lastimosamente, cada vez que sentimos miedo o que nos enfrentamos a algo nuevo, nuestro cerebro se activa dándonos señales de alerta. El problema está en que nosotros transformamos esas señales de alerta en pensamientos a los que agregamos información no real sobre todo lo malo que puede ocurrir.
    Creo que la solución está en identificar esas señales de alerta como señales para actuar y no como señales para atemorizarnos. Al fin y al cabo el control lo tenemos cada uno de nosotros.
    Hasta pronto
    Marie

    • yomar38 21 / 02 / 2017 Reply

      Sí, está programado para la supervivencia, y en esos casos es genial.

  • Alexandra Dacier 21 / 02 / 2017 Reply

    Un post para reflexionar, cuantas verdades creemos tener y al final no son reales. El poder de nuestros pensamientos es más poderoso que nuestras acciones. Nos preocupamos de más, porque adelantamos los hechos.
    Saludos.

    • yomar38 22 / 02 / 2017 Reply

      Sí. Además las acciones repercuten en nuestros pensamientos; todo está interrelacionado.

      ¡Me alegro que te haya gustado!

      Un abrazo!

  • aida Moragues plana 22 / 02 / 2017 Reply

    Hola Yolanda, muy de acuerdo con el artículo, lo que pensamos hace que nos sintamos de una manera u otra, nuestras creencias pueden limitarnos o potenciarnos y nuestro diálogo interior puede criticarnos o ayudarnos; así que un buen entrenamiento para identificar esos pensamientos y ese diálogo interior que nos critica para cambiarlo por otro más motivador, puede ser la clave. En inteligencia emocional se trabaja bajo la premisa que emoción + pensamiento = sentimiento; no podemos evitar la emoción per sí podemos trabajar sobre el pensamiento para cambiar el sentimiento. Gracias por el artículo.

    • yomar38 22 / 02 / 2017 Reply

      Hola, Aida!

      Totalmente de acuerdo con lo que dices. Todo es inteligencia emocional como reza Goleman.

      Gracias a ti por comentar! Un abrazo.

  • pilar 22 / 02 / 2017 Reply

    Yo me quedo sin una palabra que añadir.
    Todo es tan cierto!!!

    Los hechos son neutros, es cómo reaccionamos ante ellos.

    La autoestima yo creo que tiene un papel muy importante , ya que si yo me estimó, me cuido y me protejo, cuidaré de no hacerme daño y de curarme de cada golpe.

    Fantástico el post

  • Odina 23 / 02 / 2017 Reply

    Un post muy bueno para reflexionar sobre lo que pensamos ante las circunstancias que tenemos. Nosotros tenemos el poder de decidir que pensamos ante una situación determinada, podemos ver el lado negativo y hundirnos o el lado positivo y seguir adelante.
    Estoy de acuerdo en que las creencias determinan que pensamos y que estas son muy difíciles de cambiar, pero está en nuestras manos cambiar lo que pensamos y empezar, con ello, a cambiar nuestras creencias.
    Un abrazo

Deja un comentario